27 sept. 2008

PATAÑJALI. EL CAMINO DEL YOGA

Los Yoga-Sutras de Patañjali son el tratado, el método que trata sobre la naturaleza del espíritu, sobre el análisis de la naturaleza humana, que se caracteriza por la ambigüedad y el sufrimiento, y la explicación del camino de los 8 pasos. Seguir este camino ayuda a clarificar el espíritu, a reconocer las causas del sufrimiento y a evitar sufrimientos futuros.

Nuestra mente guía nuestras acciones. Nuestras acciones dependen del estado de nuestra mente. Puedo dedicarme a observar mi propio estado mental y ver que normalmente es inquieto y disperso, la concentración salta sin cesar. Con este estado mental las acciones se realizarán de forma desconcentrada y dispersa, mi energía se dispersa y se pierde.

La mente no se ocupa solamente de lo que en ese momento importa, además tiene que procesar permanentemente nuestras impresiones sensitivas y al mismo tiempo le invaden recuerdos y planificaciones sobre el futuro.

Complicamos nuestro propio camino. La mente se suele escapar de los intentos que hacemos por cambiar sus estructuras o incluso se opone intensamente. A veces vemos los obstáculos internos pero, por norma general, no se muestran de manera clara. Si ignoramos estos obstáculos, se harán, con el tiempo, un hueco en nuestro cuerpo y nos harán sentirnos aprisionados en nosotros mismos. Cuanto menos caso les haga, más graves serán los síntomas, hasta que me encuentre tan mal que no pueda aguantar más y tenga que hacer algo.

Los obstáculos son 5:
1. entendimiento falso, conocimiento falso. La verdad es siempre subjetiva. Mis conocimientos están influenciados por mi educación, mis experiencias, mi modo de ver el mundo y mis convicciones, por lo tanto son profundamente subjetivos. Mis opiniones y conclusiones están influenciadas por mis deseos, esperanzas, miedos y proyecciones.
2. una apreciación falsa de la propia persona, del propio yo. ¿soy realmente quién creo que soy?. Se trata del concepto que tengo de mi propia persona, de mi propia imagen. He desarrollado una imagen de mi mismo que procede del exterior, que procede de lo que dicen los demás de mi (cualidades y defectos). Mi personalidad se compone de unas cualidades y facetas que no tienen nada que ver con mi verdadero Yo, lo que provoca que no sepa quién soy en realidad.
3. la necesidad incesante de querer siempre algo. El tener y el querer crea dependencia. Deseos y necesidades que quieren ser satisfechos. No sólo de cosas materiales, también de atención, reconocimiento y amor. Muchas veces estas necesidades son inconscientes y apremiantes, me inducen a hacer cosas, incluso de modo consciente, que me perjudican.
4. la aversión, el rechazo y la evasión. El no tener y el no querer. Cuando prefiero mirar hacia otro lado porque ver mis necesidades, ver lo que realmente soy y lo que necesito me llena de vergüenza y causa dolor a mi espíritu. Mi mente usa, entonces, gran cantidad de energía en evitar cosas o situaciones desagradables y en levantar muros de protección alrededor de mi alma.
5. el miedo, sobre todo ante la muerte. Un obstáculo del que nadie puede huir. El obstáculo que más profundamente está enraizado en nosotros. Miedo a cómo vamos a vivir, miedo a no ser amados,…el miedo es alimentado por los cambios incesantes que van ocurriendo en nuestras vidas. Muchas personas viven sujetas a compromisos, saben que en su interior algo no va bien, pero no se atreven, por no romper la paz, a provocar una situación incómoda y enfrentarse al problema. Cuanto más fuertes e inconscientes sean mis miedos, más perturbada estará mi paz interior y más entorpecida la clarificación de mi alma. Para dominar mis miedos es necesario prestarles mucha atención para que no comiencen a controlarme. Tampoco se trata de reprimir mis miedos. La mayor ayuda es aceptarlos como una expresión de mi vulnerabilidad, reflexionar sobre ellos y pasar a la figura del observador interior.

Si quiero debilitar estos obstáculos, el primer paso es desarrollar una alerta permanente. Observo y vigilo cuando aparecen los obstáculos en mi mente, qué les hace surgir y cómo reacciono ante ellos.

Si algo me irrita a lo largo del día…reflexiono, me pregunto:
- alto!!!
- ¿qué ocurre aquí…?
- ¿me gusta esta situación…?
- ¿a dónde me lleva…?
- ¿responde a mis intenciones…?

Este proceso de reflexión me permitirá abandonar la excitación, el nerviosismo provocado por la situación, y evitar reaccionar nervioso y excitado. Decidiré y actuaré de forma consciente.

Texto raíz:
EL GRAN LIBRO DEL YOGA
ANNA TRÖKES
CÍRCULO DE LECTORES

25 sept. 2008

¿QUÉ ES LA REFLEXOTERAPIA PODAL ENERGÉTICA?

La reflexoterapia es una disciplina terapéutica concebida para fortalecer y mejorar el estado de todo el ser, lo que incluye el nivel físico, emocional, mental y espiritual. Es una terapia práctica, activa, con aplicaciones realistas en la vida cotidiana. Es un enfoque menos nocivo y más curativo de la enfermedad y de la conservación de la salud. La reflexología adopta un enfoque menos agresivo, parte de la premisa de que la enfermedad está causada por varios factores, incluyendo el problema interno que ha debilitado las defensas naturales del organismo, y trata de curarla fortaleciendo el cuerpo, eliminando los obstáculos y mejorando la circulación de la energía.

El planteamiento de la reflexoterapia consiste en que cada zona y órgano del cuerpo está representado por un punto o zona reflejo en el pie (o manos, o cara, u orejas – auriculoterapia-).

El desarreglo o desequilibrio de energía en una zona u órgano del cuerpo se refleja por medio de una sensitividad o hipersensibilidad especial en la zona correspondiente del pie, (siempre que hayamos descartado patologías o alteraciones funcionales o mecánicas del propio pie). De hecho, un buen reflexólogo suele poder decirnos qué parte de nuestro cuerpo tiene problemas. Es normal que los pacientes se asombren ante la precisión de la reflexología a la hora de dar detalles concretos sobre su estado de salud.

El reflexólogo también trabaja a partir de los síntomas, pero no se limita a intervenir sólo sobre los síntomas, ya que si sólo interviniera en ellos no solucionaría el problema. Si se elimina el síntoma sin abordar la raíz del problema, la dolencia sigue empeorando, provocando efectos mas graves y perjudicando a todo el organismo.

Uno de los objetivos de la reflexología es trabajar con la tendencia natural del cuerpo a curarse. Funcionamos con energía vital y esta energía se mueve por el cuerpo por medio de un sistema de canales o meridianos. Aplicando presiones sobre puntos concretos del pie podemos influir en el Qi. Trabajar sobre el lugar correcto ayuda a liberar el Qi retenido, lo frena o lo redirige de forma correcta.

El reflexólogo pretende ayudar a que la energía del cuerpo circule eficazmente sin obstáculos, para evitar la pérdida de energía o retenciones.

El que no conozcamos ninguna explicación científica de cómo actúan los mecanismos de la reflexología no quita para que valoremos su gran eficacia en los resultados.

Recurrir a la reflexoterapia implica que asumimos la responsabilidad de nuestro propio cuidado. Eso no significa que vayamos a rechazar un analgésico para aplacar una jaqueca intratable o una intervención quirúrgica que pueda mejorar nuestro estado de salud. Significa que nos estamos liberando de la idea de que la enfermedad es algo que ocurre por casualidad y que se cura con receta.

17 sept. 2008

EL CAMINO DEL HATHA YOGA

El yoga, al igual que el Ayurveda y el Taoísmo chino, es una de las ciencias más antiguas que se ocupan del ser humano en su totalidad.

El yoga como ejercicio práctico se viene transmitiendo de generación en generación desde hace más de 3.500 años. En cada una de sus ramas se han acumulado gran cantidad de conocimientos sobre la estructura del cuerpo y del espíritu.

El Hatha Yoga se ocupa principalmente del flujo y desarrollo de nuestra energía vital o prana. Este concepto se asimila al Chi para los chinos o al Ki para los japoneses.

En el yoga, la forma exterior es de menor importancia. Las posturas no se practican por su estética, ya que sólo son el medio que conduce a un fin concreto. Las asanas se concibieron para tratar aspectos concretos de nuestro cuerpo, (como la digestión), de nuestra alma, (la interiorización), o de nuestro espíritu, (la agudeza). Las asanas sirven para hacer posibles estas experiencias y sentimientos interiores.

El yoga ayuda a conocerse a sí mismo, aprenderemos a reconocer cómo está estructurado el cuerpo y que formas de comportamiento espiritual se han desarrollado hasta entonces.

Yoga ayuda a mantener la salud y el equilibrio interior, aumentar la flexibilidad (física y mental), vitalidad y fuerza, desarrollar un mayor y prolongado volumen respiratorio, desarrollar una mayor resistencia frente a las enfermedades, ayuda a disminuir el estrés y la intensidad de los dolores, retrasa o hace desaparecer los achaques de la edad, proporciona una óptima claridad de vida y agilidad mental hasta edad avanzada, aporta un estado de mayor paz interior, tiene lugar un proceso de purificación espiritual y capacidad de diferenciar y evitar comportamientos perjudiciales, nos ayuda a desarrollar mayor seguridad y confianza en uno mismo y mayor confianza para aceptar mayores responsabilidades o llevar a cabo iniciativas propias, yoga aporta más felicidad, más bienestar, más energía.

El yoga proviene de India. Es unos de los 6 sistemas filosóficos o formas de ver la realidad, pero, además, es un método de enseñanza del espíritu, que ayuda a tranquilizarlo y formarlo, además de ser una práctica que lleva a la autorrealización.

Yoga significa “coger las riendas”, sujetar, domar a los salvajes corceles de los 5 sentidos.

El alumno, a través de la práctica, descubre que está cargado de energía vital. Esta energía es la expresión inicial de lo divino.

Los maestros de Hatha Yoga desarrollaron una compleja tabla de ejercicios con posturas, ejercicios de purificación, técnicas de respiración, de concentración, visualizaciones y ejercicios que incorporaban la voz.

texto raíz:
EL GRAN LIBRO DEL YOGA
ANNA TRÖKES
CÍRCULO DE LECTORES

LA PERFECCIÓN DEL YOGA

Cuanto más aumentamos el disfrute material, más nos enredamos en este mundo y más difícil se hace liberarse de la trampa de lo material. Todos los sistemas de yoga se proponen desenredar el alma condicionada por esta trampa y transferirla de este falso disfrute de las cosas materiales al verdadero disfrute del ser consciente.

Este disfrute se caracteriza por la capacidad de ver el propio yo con la mente pura y para gustar y disfrutar de ese yo. En ese estado gozoso se alcanza una felicidad trascendental sin límites y se disfruta mediante los sentidos trascendentales. De esta forma, el “yogi” nunca se separa de la verdad y alcanzar este estado piensa que no hay mayor ganancia, nada puede trastornarle, ni en medio de las mayores dificultades.

La mente es el amigo del alma condicionada, pero es igualmente su enemigo. Tenemos que elevarnos al nivel espiritual por nosotros mismos. Nadie es amigo de nadie, nadie es enemigo de nadie. Sólo por el comportamiento puede saberse quien es nuestro amigo y quien nuestro enemigo. Nadie nace nuestro enemigo ni nadie nace nuestro amigo. Estos papeles están determinados por una conducta mutua. Yo puedo actuar conmigo mismo de igual modo, comportándome como mi amigo o como mi enemigo.

Si mediante el yoga, se puede entrenar la mente, entonces la mente es amiga nuestra. Pero si se deja la mente sin entrenar, no hay posibilidad de dirigir la vida hacia el éxito. Si se piensa que no se es más que el cuerpo, la mente no va a hacer nada para ayudarnos. Sin embargo, si se comprende la propia posición como alma espiritual independiente del cuerpo, la mente puede ser un factor de liberación. En sí misma, la mente no tiene nada que hacer, tan solo está esperando que se la entrene.

Lo mismo que un enemigo siempre está pensando en hacer daño, la mente que no ha sido entrenada arrastrará a la persona más y más dentro del enredo material.

Al entrenar la mente se obtiene realmente a serenidad, porque la mente siempre nos arrastra hacia las cosas perecederas como un caballo desbocado arrastrará el carro en una carrera peligrosa. La educación, la riqueza y el poder materiales no contribuyen a controlar la mente.

Se dice que una persona ha alcanzado la comprensión espiritual cuando está totalmente satisfecha debido al saber y a la comprensión que ha adquirido. Esta persona ha alcanzado el control sobre sí misma, para ella todo es lo mismo, ya sea oro, piedras o guijarros. En yoga no se debe tener solamente el saber teórico, sino también el práctico. Hay muchas asociaciones cuyos miembros discuten sobre la filosofía vedanta mientras fuman, beben y disfrutan de una vida sensual. No sirve para nada tener solamente un conocimiento teórico. Este conocimiento debe demostrarse. El que comprende realmente “yo no soy el cuerpo” reducirá al mínimo sus necesidades materiales.

No es posible pasar la vida entera asistiendo a clases de yoga y siendo siempre el mismo, ha de haber comprensión práctica. El signo de haber conseguido esa comprensión práctica es una mente sosegada y tranquila, que no agitará la atracción del mundo material. Así, logrando el control de sí mismo, el brillo material no ejercerá ningún atractivo y se ven iguales todas las cosas.

Se dice que una persona es aún más avanzada cuando mira a todos (amigos y enemigos) con la misma mente. Cuando alguien es verdaderamente instruido, no ve amigos ni enemigos, porque en realidad nadie es mi enemigo, nadie es mi amigo. Todos nosotros no somos más que entidades vivientes que representan un papel en el escenario, vestidos de padre, madre, hijos, amigo, enemigo…., fuera del escenario todos los actores son amigos. Aquel que tiene verdadera comprensión espiritual y ha alcanzado el yoga en realidad, ya no ve esas distinciones corporales.

¿ y si lo intento y fracaso?. Cuando se intenta algo tan propicio, nunca se cae en la degradación. Esto se debe a la sinceridad del esfuerzo empleado en conseguir el objetivo.

El fracaso es el pilar del éxito. Especialmente en la vida espiritual, el fracaso no debe desanimarnos. Incluso si hay fracaso, no hay pérdida. Aquel que toma el camino propicio del cultivo espiritual, nunca será vencido completamente.

Aquel que no está apegado al resultado de su esfuerzo y que actúa según su deber, está en el camino de la renunciación.

Texto raíz .
LA PERFECCIÓN DEL YOGA
A.C. BHAKTIVEDANTA SWAMI PRABHUPADA
Ed. The Bhaktivedanta Book Trust International